Anagrama EB Marketing Online

Consells EB

Redes Sociales, Arma de doble filo

Redes Sociales, Arma de doble filo

A menudo escucho expresiones como:

“Las redes sociales son peligrosas”
“Las redes son para fardar o chafardear”
“Mi hijo está “enganchado” a las redes sociales”

Y creo que normalmente se dicen con razón. Aunque no por ello debemos generalizar y creer que las redes sociales son malas por naturaleza. Todo depende del uso que hacemos de ellas.
Recientemente he leído varios artículos que hacen referencia a la Adicción a las redes y me parece interesante compartir contigo algunas reflexiones.

GENERACIÓN Z, LA VIDA A TRAVÉS DE LAS REDES SOCIALES

El prestigioso diario The Economist publicaba hace poco un reportaje que sostenía que la generación Z (nacidos a partir de 1997) es la más ansiosa y deprimida de la historia.

Sus referentes son sus seguidores en las redes sociales, sus sueños es ser como ellos, y mostrar al mundo que la vida también les sonríe como a ellos.

01 

Transmitir una imagen de tristeza o dolor no está bien visto. Da igual que hayas recibido una mala noticia, que te duela la cabeza o que simplemente no estés de humor. La consigna en redes es don’t worry be happy. Y por supuesto, nada más lejos de la realidad. 

Hay estudios que ya demuestran que los jóvenes de hoy en día son una generación muy preocupada por parecer felices a toda costa. Han asumido que no presentarse antes los demás como personas positivas y alegres les hace quedar como perdedores, gente que no aprovechan el tiempo, que no se cuidan, o que toman malas decisiones en la vida.

 

MARKETING PERSONAL

Esto se extiende en las redes sociales, donde compartir historias de triunfo personal o imágenes donde aparentar estar pasándoselo bien todo el tiempo se utiliza no solo para atraer seguidores sino también para venderse como marca personal.

Los jóvenes son conscientes de que todo el mundo les está observando, incluso potenciales empresas en las que trabajar, así que transmitir una imagen positiva, no conflictiva, de éxito, de salud, es esencial. Están contribuyendo así en su marca personal, están haciendo marketing personal.

 

ADICCIÓN A LAS REDES SOCIALES

Esta necesidad de mostrar siempre “buena cara” liga con el deseo de satisfacción instantáneo, de generar impacto inmediato entre la gente más joven (aunque también entre los no tan jóvenes).  Cuando hablo de adicción a las redes sociales me refiero la adicción al like, a ganar seguidores, a un comentario a tu nueva foto. 

Según la doctora Marian Rojo, 

Cada vez que esto ocurre, se activa uno de los sistemas más antiguos del ser humano que es el instinto y la necesidad de sentirse querido. Uno de los 10 códigos reptiles que explico en un post anterior.

El like genera dopamina, el neurotransmisor del placer.  Y éste, es adictivo. La psiquiatra reconoce que hoy se trata la adicción a las redes sociales con el mismo tratamiento que la adicción a la cocaína.

¿Y sabes qué? Esto no ocurre por casualidad. Sin ir más lejos, Facebook, la madre de las redes sociales se diseñó para generar esa adicción.

Te cuento,

Sean Parker, presidente fundador de Facebook, confesó hace dos años que la red se creó para causar conductas similares a la adicción. 

 

Y lo explica así:

“El objetivo era lograr consumir la mayor cantidad de tu tiempo y atención consciente en la red. Y para que esto ocurra, tenemos que darte algo así como un toquecito de dopamina cada tanto, porque a alguien le dio ‘me gusta’ o comentó una foto o una publicación o lo que sea, y eso hará que aportes más contenido, ¿y eso hará que recibas más ‘me gusta? o comentarios… es un circuito cerrado de retroalimentación de validación social".

De esta manera, los padres de Facebook dieron en el clavo al explotar lo que llamaron la “vulnerabilidad en la psicología humana" al diseñar las plataformas, para que causaran conductas similares a la adicción.

¿Qué te parece?

Creo que es una realidad que debemos conocer y gestionar. De la misma manera que las redes sociales son canales excelentes para conectar y compartir mucho valor, tienen esa cara de doble filo que puede causar y está causando, mucho daño.

 

Te invito entonces a que exprimas el jugo positivo que las redes pueden aportarnos a nivel personal y profesional y que, en la medida de lo posible, ayudes o orientes a las personas vulnerables que tengas en tu entorno a tomar conciencia esto.

 

 02

 

En conclusión,

Las redes sociales no son malas ni peligrosas, sino todo depende del uso que hacemos de ellas. Sólo hay que observar hasta qué punto son una prioridad en nuestras vidas.

 

 evabermudez_firma

Imágenes de Marc Schaefer, Austin Loveing y Joel Mott | Unsplash